4 diciembre 2020

Sultana del Lago Editores

Empresa Zuliana de Servicios Editores

Sobre nuestra participación el XX Premio de Novela Rómulo Gallegos

Nosotros en Sultana del Lago, Editores postulamos una excelente novela al Premio Rómulo Gallegos. ¡Claro que no lo hicimos para apoyar a la dictadura! La enviamos porque creemos que SIN DESPEDIDA de Alvaro D’Marco tiene la misma calidad que otras novelas que han merecido ese premio. Es injusto atacar a las editoriales por participar en un evento que es de los más antiguos de América. ¿Por qué Jesse Owens participó en las olimpiadas en la Alemania de Hitler? Si le permitían correr, siendo negro, lo haría. Y ganaría, como lo hizo.

Enviamos esa novela para que la lea el jurado, no Maduro ni sus generales. Estamos atrapados en un país sin producción editorial sin maneras de promover a los nuevos autores, sin aparato publicitario, sin librerías. Esa es una ventanita en medio tanto encierro y es injusto señalarnos por usarla.

Cuando postulamos el año pasado, sopesamos el riesgo, dijimos: ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Ganar, que nos nombren finalistas, que ni siquiera nos reciban el manuscrito por nuestra posición crítica contra el gobierno municipal, regional y nacional? Jamás pensamos que nuestros propios compatriotas nos acusarían de ser cómplices del narcotráfico, de la corrupción y muchas otras pestes que azotan a la nación. La lista de editoriales que participan desde el extranjero es gigante ¿Random House? ¿Alfaguara? Están allí ¿Por qué una editorial venezolana independiente no puede enviar su mejor novela?

Una novela es una obra de arte, una propuesta artística. Desvirtuar el Premio Rómulo Gallegos en nombre de quienes conducen el país es un absurdo, hagan lo que hagan, no le quitaran el premio a Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes, Fernando del Paso, Arturo Uslar Pietri, Mempo Giardinelli, Javier Marías, Ángeles Mastretta, Roberto Bolaño, Enrique Vila-Matas, Fernando Vallejo, Elena Poniatowska, William Ospina, Ricardo Piglia y Pablo Montoya; por nombrar a los más grandes. Nosotros concurrimos a ese premio emulando a los grandes autores y a las grandes editoriales.

Quien se crea con derecho de criticar a las editoriales que postulamos al Premio Rómulo Gallegos debe revisar su posición privilegiada. Enviamos a ese concurso de “novelas publicadas” porque tiene una trayectoria imborrable y creemos que nuestros libros merecen ser parte de ella. ¿Y no es muy cómodo criticar el premio cuando tienes más posibilidades de promoción? ¿o cuándo tu editorial puede participar en una decena de premios que la nuestra no, por la situación del país donde vivimos? Entonces, sin darse cuenta del balcón de sus privilegios, juzgan y condenan a quienes usamos uno de los pocos recursos de promoción que tenemos a la mano: postular a un premio (y no a cualquier premio). No somos cómplices ni apoyamos al gobierno criminal. Publicamos una novela buena y la propusimos para que la leyera un jurado.

El más grave problema con esta polémica del Premio Rómulo Gallegos es pensar que las editoriales somos “cómplices” del estado. 1ero: no hemos recibido ningún incentivo para publicar, todo lo contrario. 2do: ese premio no lo creó el chavismo, tiene y tendrá una larga tradición de administraciones culturales porque, como muchas instituciones en Venezuela, seguirá después que chavismo fenezca. 3ero: Rómulo Gallegos es de todos, es absurdo regalárselo al chavismo o pensar que todo terminó allí; 4to: creemos que todos deberían concurrir y hacer más difícil el trabajo de simulación de un jurado fraudulento. Si abandonamos los espacios, el chavismo impondrá su verdad truculenta y maliciosa.

Los invito a leer la novela SIN DESPEDIDA y comprobar que merece el mismo premio que antes recibieron los grandes: https://www.amazon.com/dp/B07WZPGWP1

Luis Perozo Cervantes
Editor Jefe