Negro – Ángel Der Todd

$15.00

Poemas todos con una visión neogótica arrancada a siglos pasados, rechazando todo racionalismo neoclásico, y con una puesta poética en una actitud muy íntima propia del romanticismo, expresada en arriesgadas metáforas; con versos escritos en la frontera de la angustia existencial, en las esquinas del tiempo, en el exaltar de los incubos, ánimas, cruces, insomnio…alejándose del hechizo de la fe, del otro lado, del lado del NEGRO en el corazón de la dureza del mundo. La vida debería ver como la vivimos. El poeta roba el vuelo a un ave, presumimos un cuervo, y aletea fuertemente sobre las multitudes rígidas, que sobreviven con una vida no vivida. Mutilo un ave para robarle el vuelo/ (…) aleteo fuerte sobre / muchedumbres mosaicas.

Categoría: Etiquetas: ,

Descripción

Negro – Ángel Der Todd

Libro: Negro

Autor: Ángel Der Todd

Género: Poesía

Sinopsis

Caminantes, ánimas, poetas malditos…Desde el sórdido escenario de una ciudad sorda y aferrada a su propia decoloración, cual karma eterno y lánguido, henos aquí albergando estos aullidos de un joven aprendiz de licántropo. Las invocaciones poéticas de Ángel der Todd navegan metáforas desesperadas, subterráneas aunque flotantes en el abismo de la poesía desgarrada, íngrima y desnuda sobre las grietas de la palabra que, oh paradoja, elude cualquier tipo de tentación nihilista para treparse en los bordes del pálpito de la lectura. Antes hemos advertido al poeta, intenso: Hola, mi bienamado “Blackbird”…El dolor es parte del oficio de vivir. Encuentra el Manifiesto del Teatro de la Crueldad, de Antonin Artaud y volarás en tus naves oscuras. Rimbaud dejó la poesía muy temprano, pues no pudo con ese dolor. César Vallejo hizo del dolor su himno. José Antonio Ramos Sucre escondió su dolor entre una prosa exquisita. Miyó Vestrini era un dolor transido, al igual que el de Alejandra Pizarnik y Virginia Wolf. Yo mismo, aquí entre nos, escribo y diserto para curarme de un dolor ya muy viejo, un clásico de mí mismo.

En resumen, aclaro que estos son los comentarios que me asaltan la negrura de mi propia locura. Esencialmente florezco, rosas negras, en el mismo texto que hice antes, con variaciones y fumazones, desde el libre albedrío que me insta a interpretar lo que recién me envía, poeta de la magra silueta desmelenada…”El mismo poeta se autoescribe, se reescribe al solicitar una mirada con lápiz rojo y lupa de cazador de negruras. Solicita que le asista en su “largo viaje del día hacia la noche”.

Desde el teatro nos llegó, con su nombre de ángel, con su voz de tal y pascual, negrito jugando a ser Milagro, su álter ego: “…Maestro Alexis, nunca he dudado en que sea usted quién escriba un prólogo para mi primer poemario, porque fue en el Club Dramático donde descubrí que realmente quería compartir lo que llevaba dentro y fue también allí dónde por primera vez comprendí que las cruces y el dolor también se pueden lucir. No sabría cómo explicarle que tengo un vacío dentro que no es de esta vida. Nací triste y llevo un luto ancestral, algo me duele y no encuentro de dónde viene el dolor. Mi papá me decía que hay personas que nacen para estar tristes y ya está. Yo me considero una de ellas y mi manera de vivir es a través del luto, de la sombra, del drama de la tragedia, en intermitencias de la parca, cómo me dijo alguna vez usted…”.

De la muerte nos concita un rosario de alegrías y tristezas. No sólo esa flaca desgarbada que se enamora de un artista, tal como ocurre en la novela de José Saramago, Las intermitencias de la muerte. De ella aprendemos cada día más. Y por eso el empeño de reencontrarnos en los Libros de los Vedas sobre las iluminaciones desde el más allá. Por ella y con ella bailamos con los Revueltas en México, cada dos de noviembre. Insistimos en escuchar testimonios sobre un tema sin mayores testimonios. Negro, de Ángel Der Todd, podría estimular ese nuevo viaje.

“Negro -prosigue el poeta- representa mi primer desdoblamiento, mi contacto con las catacumbas de mis entrañas. Han sido cuatro años dislocándome el pensamiento y escarbando en las cicatrices para descubrir que todavía tenía pus”. Duele su dolor…“Maestro yo no soy un intelectual, yo no uso trajes de etiqueta y en los círculos literarios piensan que soy un rebelde drogadicto que lee muy bien pero da mala imagen. He tenido que abrirme un camino casi no transitado en este lado del mundo llamado Maracaibo. Quizá Ismael Urdaneta y Adelfa Geovanni lo pisaron un poco, pero no tanto para dejar una escuela. No sé si esto sonará pretencioso, pero decidí transitar el camino que empezaron los poetas malditos, porque allí me ví a mi mismo. Con mucha humildad y pena le entrego mi primer poemario. Me disculpo si no está al nivel de lo que usted acostumbra a leer, pero como dice el epígrafe que abre el poemario: No querer traer sin caos”

Alexis Blanco

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Negro – Ángel Der Todd”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.