fbpx

Sultana del Lago Editores

Empresa Zuliana de Servicios Editores

Sira Vargas de Biheller: «escribo los sucesos tristes de mi vida y eso permite que limpie mi alma de cualquier oscuridad»

Sira Vargas de Biheller

Sira Vargas de Biheller: «escribo los sucesos tristes de mi vida y eso permite que limpie mi alma de cualquier oscuridad»

Dos nuevos libros se presentan de mano de una autora venezolana que pone en la escritura toda calidad humana: Sira Vargas de Beheller publica con Sultana del Lago “El hijo de Petra Camargo Cifuentes” y “Violencia… camino hacia la oscuridad”.

Sira Vargas de BihellerUna escritora venezolana que ha producido constantemente y en favor de los lectores. Sus libros, que buscan construir valores o dejar un mensaje relevante para los lectores, hoy se suman a la colección de Sultana del Lago Editores.

Sira Vargas de Biheller nacida en Barquisimeto en el año 1959, hoy en día dedica su tercera a difundir su obra editada, compuesta por casi veinte títulos entre novela, poesía infantil y libros del área social, es un tesoro oculto de nuestra bibliografía, y promete hacerlo crecer con más diez libros que permanecen inéditos.

Sira Vargas de Beheller tuvo la amabilidad de responder nuestro cuestionario para autores y de esa manera dejarnos ver en su universo mental y conocer más sobre ella.


¿Cuál es tu nombre completo? ¿Te gusta tu nombre? ¿Por qué?

Mi nombre es Sira Pastora Vargas de Biheller. Mi nombre tiene una larga historia. Cuando nací mi madre me colocó el nombre de “ERLINDA”, cuando mi padre me presentó años más tarde, presentó a cuatro más de mis hermanos y no sé por cuál razón, se equivocaron con mi nombre… si fue la secretaria o mi papá.  Supuestamente, me lo cambiaron a SIRIA. Mi padre llegó con esa novedad a mi casa y mi mamá se molestó tanto con él, que duró un mes sin hablarle. Mi padre se murió cuando yo tenía 8 años, por esa causa no pude preguntarle qué ocurrió. Cuando me inscribieron en la escuela primaria, ella lo hizo con el nombre que había escuchado: “SIRIA”. En sexto grado, debía sacar la cédula de identidad para estudiar bachillerato. Mi sorpresa fue grande cuando no me llamaba SIRIA sino SIRA. Mis compañeros de estudios hasta ese momento, me conocen como SIRIA, desde primer año en adelante como SIRA y mi familia como ERLINDA. Jamás, mi madre ha pronunciado mi nombre verdadero, para ella, mis hermanos, primos, vecinos soy ERLINDA.

Cuando era pequeña, no me gustaba mi nombre porque mis hermanos se burlaban de él. Pero, tenía un tío quien me consolaba y me decía que ese era el nombre de un país, por lo tanto, era famoso y no sólo eso, no se pronunciaba SIRIA, sino CHIRIA…en la escuela nunca me molestaron por mi nombre o por otra cosa. Luego, que supe que SIRA era el DIOS de una tribu colombiana y amé mi nombre.

Sira Vargas de Biheller¿Dónde naciste? ¿Hay algo del lugar donde naciste que lleves marcado en tu personalidad?

Nací en Barquisimeto, Estado Lara. Amo mi lugar de nacimiento, los matices del cielo, su fauna, flora, comidas, absolutamente todo. Sin embargo, desde que conocí a Cubiro, lo amo. Cubiro, es una ciudad montañosa, hermosa, con un clima agradable, frío que está a una hora de carretera desde Barquisimeto, pertenece al estado Lara. Es un sitio turístico. Ambienté la novela “VICENT…EL PINTOR DE NEW YORK” en ese sitio porque es especial para mí.

¿En qué país del mundo te gustaría vivir y por qué?

Nunca deseé vivir en otro país, pero hace unos años conocí Panamá. Mi esposo quiso que sacáramos la visa de residentes y pasamos gran parte del año allí.  Es un país especial por su fervor católico. Visito muchas iglesias, porque todas son monumentos, sitios espectaculares, donde la gente acude con gran fe. Por lo tanto, estoy obligada a vivir allí temporadas, para no perder la visa.

¿Qué estudiaste? ¿Cuál es tu verdadera vocación? ¿A qué te dedicas?

Estudié educación preescolar. Sin embargo, comencé estudiando ingeniería agrónoma. Me casé y tuve que dejar de estudiar por un tiempo, luego tuve mi primera hija y eso me obligó a cambiar de rumbo, estudié preescolar para atenderla mejor, aprendí muchas cosas que me servían para eso. Le doy gracias a Dios porque elegí esa carrera, me llenó de muchas satisfacciones y crecimiento en todos los sentidos. Amé profundamente mi profesión, la ejecuté con pasión, con deseos de hacerlo bien y de ayudar a mis estudiantes, durante 26 años.  Tuve la oportunidad de ejercer la docencia en el nivel superior también, durante 24 años y fue extraordinario. He vivido una vida feliz, por la carrera que estudié. Mi vocación fue siempre la docencia, cuando empecé en ingeniería lo hice primero por mis altas calificaciones en bachillerato y segundo, porque deseaba ser profesora universitaria. Por otra parte, la escritura formal la comencé a los 26 años cuando estudiaba mi carrera.  Le contaba historias que inventaba a mi hija mayor, mientras lavaba los platos y luego las escribí. Las conté a mis estudiantes durante 26 años, igualmente poesías, dramatizaciones. Escribí un libro donde las publiqué, asimismo, 40 cuentos.  Soy escritora porque fui profesora, todo lo que escribo en su mayoría, lo aprendí durante el ejercicio de mi carrera profesional.

¿Qué época de la historia de la humanidad admiras más? ¿Por qué?

Admiro la cultura egipcia del periodo de los faraones. Desde que leí sobre ellos, es algo que me emociona. Su escritura, monumentos, las pirámides, es algo extraordinario. Igualmente, la cultura maya e inca. Esa época de florecimiento de esa cultura es apasionante.

¿Qué figura histórica repudias?

La persona que más repudio es Hitler por las atrocidades que cometió, por el exterminio de gran cantidad de población judía.

¿Cuál es tu película y actor cinematográfico favorito?

Me encanta el cine, me fascina. Soy apasionada del cine, antes… cuando se podía asistir a las salas de cine en Barquisimeto, veía dos películas a la semana. Me gustan los dramas, las películas románticas, donde se muestren paisajes naturales. Hubo una película que me marcó que se titulaba el “Amante” donde la muchacha protagonista se aprovechó del dinero del amante y lo abandonó. Él, casi muere de tristeza, ella era francesa y él chino. También, vi una película que se llamaba “En Nombre del padre” donde el protagonista se está ahogando y tuve que salir de la sala porque sentía lo mismo que él estaba sufriendo. No sé qué pasó. Me gusta como actor Al Pacino. Hay una película que fue importante para mí: “MÁS ALLÁ DE MANCHURIA” luego de salir de la sala, dije, puedo contar una historia mejor y comencé a escribir la novela: “VICENT, EL PINTOR DE NEW YORK”

¿Quién es tu músico preferido? ¿Cuál canción podría ser la banda sonora de tu vida?

Mi cantante preferido es Luis Miguel, el mexicano, lo amo, escucho todas sus canciones, su voz es impresionante. Ahora, escucho a Josh Groban, la canción “99 años”

Mi canción favorita “A mi manera” esa sería la canción que me define, muchas cosas en la vida, las he realizado a mi manera…

¿Qué opinas del suicidio?

Es un tema muy difícil, porque ponerse en el lugar del afectado no es sencillo. Mi esposo tuvo la experiencia de vivirlo de cerca, porque tuvo un hijo de 18 quien se suicidó lanzándose de un edificio en construcción. Considero que quien lo hace no tiene escapatoria, se siente acorralado y toma una decisión drástica para acabar con un dolor muy profundo. Según algunos terapistas o gente con conocimientos metafísicos, señalan que es un error puesto que volverán a la tierra, reencarnarán para completar aquello que dejaron pendiente, qué dejaron pendiente: aprender de la experiencia que estaban viviendo antes del suicidio. Fueron cobardes para asumir la resolución del problema, dolor, aflicción, por lo tanto, lo repetirán hasta que la superen. Por otra parte, hay personas con graves desequilibrios mentales, que les impide conseguir la salida a una situación problemática y toman esa opción porque no tienen otra. Por lo tanto, hay dos tipos de suicidas: quienes tienen la capacidad para razonar y resolver aquello que les aqueja, y otros que son enfermos, que tienen una disfunción a nivel cognitivo y no tienen consciencia de aquello que hacen.

¿Qué cambiarias de tu personalidad?

La desorganización, lo cambiaría por el orden. Creo que esas conductas se aprenden desde niños y cuando no se las inculcan, de adultos cuesta mucho. Hago el intento, sin embargo, siento que no lo logro…

¿Le temes a la muerte?

No le temo a la muerte, he aprendido a vivir la vida, a disfrutar el día a día sin preocuparme por el futuro. Sé que va a llegar en un momento ya establecido y por eso no angustio, la espero conforme con lo que he vivido.

Si tu vida tuviera propósito ¿Cuál crees que sería?

Mi propósito estoy segura es ayudar al prójimo con mis ideas, por eso escribo. Lo hago desde mi corazón, desde mi amor tratando que, de la misma forma, llegue a mis lectores. Deseo que aprendan de mis errores, experiencias y de mis aciertos.

Antes, cuando trabajé como maestra de preescolar y universitaria, deseaba transmitir mis conocimientos a los niños y a las estudiantes.  Nací para eso, enseñar, ha sido mi misión de vida.

¿Cómo te describirías literariamente hablando?

Soy una escritora que me arriesgo a escribir varios géneros: Novela para adultos, infantiles, cuentos, poesías, dramatizaciones, fábulas, ensayos… No sé si lo hago bien, pero lo que sí estoy segura, es que me apasiona hacerlo.

¿Crees que tu escritura tiene alguna utilidad?

La escritura tiene mucha utilidad porque representa una forma de expresión, de comunicación de ideas, sentimientos, opiniones.

¿Qué razón te motiva a escribir?

Mi motivo es comunicar mis ideas, experiencias, vivencias para ayudar a otros quienes tengan la necesidad de aprender de otro, porque no todo el mundo aprende por cabeza ajena. La escritura también representa una catarsis, escribo los sucesos tristes de mi vida y eso permite que limpie mi alma de cualquier oscuridad

¿Qué sientes al ponerle punto final a una obra?

Siento mucha alegría porque es como un hijo, le vas poniendo amor, atención, dedicación, para que quede bien y al terminarlo, es una criatura más, tiene vida propia. Cada lector, le dará una diferente interpretación, generará sentimientos, intereses, motivaciones diversas en cada lector. Cuando la obra está acabada, se siente que le falta algo, siempre considero que no están completas, que, en algún momento, la percepción o madurez en determinado aspecto hará que modifique algún contenido. Es decir, se termina en ese momento, pero queda abierta para otro tiempo.

¿Qué es lo más difícil de ser un escritor?

Para mí, el tiempo para dedicarme a escribir. Debo atender una casa, a un esposo y eso me limita las horas que deseo hacerlo. La inspiración siempre está allí, siempre tengo muchos proyectos, por lo tanto, no me canso.

¿Cómo descubriste que serías escritor?

Cuando estudiaba segundo año de bachillerato, tuve una profesora de literatura -Lisseth de Diverlis- quien mandó a escribir un artículo sobre las madres, escribí el texto, a ella le gustó y lo puso en la cartelera. Allí, sentí que lo hacía bien. A los 26 años cuando escribí formalmente mis primeros cuentos, supe que eso era lo que deseaba seguir haciendo. Pero, en ese momento me faltaba preparación, por eso estudié mucho, seguí formándome, leyendo. A través de tanto trabajos escritos que mandan como ejercicios en los posgrados, supe que podía hacerlo. Cuento una anécdota, cuando cursaba mi primer doctorado, la tutora de mi tesis cobraba 9 millones por firmarla, porque no daba orientaciones de ningún tipo. Ella, cobraba por su prestigio. Eso me pareció incorrecto. Deseaba escribir un libro, pero no tenía el dinero para publicarlo. Decidí no entregar la tesis y gastar ese dinero en la publicación de mi primer libro “EN LA CONSTRUCCIÓN DE UNA VIDA PLENA”, gasté 13 millones con más felicidad. Allí, comenzó mi carrera como escritora.

¿Tienes alguna rutina a la hora de escribir?

La inspiración me llega a cualquier hora, cualquier día de la semana. No escribo después de las 10 de la noche, porque mi esposo me pide que vea televisión con él. Antes, lo hacía desde las 8 de la noche a las 12, cuando trabajaba. Ahora que estoy jubilada, escribo a cualquier hora, casi todos los días.

¿Qué te inspira?

Me inspira generalmente una conversación. Conversando con alguien sale un tema, que no le había prestado atención, reflexiono y digo…” escribiré sobre eso”.

Por ejemplo, el libro “EL MATRIMONIO…UN COMPROMISO PARA CRECER”, surgió de la conversación con mi esposo sobre las razones que esgrime la gente o que generalmente, llevan al matrimonio.

¿Cuáles son los escritores o libros que más te han influenciado para escribir?

-RÓMULO GALLEGOS, con DOÑA BÁRBARA, CANTA CLARO, aunque jamás he logrado hacer un retrato tan perfecto como lo hacía él de los ambientes. Era un maestro de la descripción.

-OCTAVIO PAZ con LA LLAMA DOBLE, no cuento con el conocimiento que demuestra él en esa obra, ni la perfección de su escritura.

-HORACIO QUIROGA, a través de sus cuentos se percibe su sufrimiento, eso me impactó cuando era adolescente. Los cuentos de la selva, me encantaron…

-HANS CRISTIAN ANDERSEN.  Este es autor que más me ha influenciado. Cuando leí su obra, sufrí, viví las emociones que transmitía. Sus cuentos fueron mi inspiración. Me identifico mucho con él. Su cuento el Patito feo, la Fosforerita, La reina de las nieves…toda su obra.

¿Con cuál libro te iniciaste en el hábito lector?

Esta es una historia muy bonita. Tuve un hermano, dos años mayor que yo, él comenzó a trabajar a muy temprana edad, ganaba bastante dinero y era excelente lector. Él, leía primero los libros o revistas, me los comentaba y eso me daba curiosidad, los leía también. Compraba las Selecciones de Reader’s y esas historias las leía con gran voracidad. Me encantaban. Leí muchos libros de una colección de SALVAT EDITORES, con muchos temas diversos, desde los 12 a los 14 años.  Además, el DECAMERÓN de Bocaccio a los 12 años. LA DIVINA COMEDIA, de Dante Alighieri, en la misma época…12-14 años.

¿Cuál es tu libro favorito y por qué?

Las recopilaciones de cuentos de HAN CRISTIAN ANDERSEN, porque puedo verlo a través de sus escritos, sentir como él se sentía.

¿Cómo ves el panorama literario en Latinoamérica hoy día?

Lo veo bien, cada día hay escritores de diversos géneros que emergen y publican sus escritos.  Sin embargo, me preocupa que los premios literarios, los ganen autores de historias de sicariatos, drogas y prostitución.

¿Qué libro le recomendarías leer a Dios?

EN EL OASÍS DE KAMISIR, SI LA LUNA FUERA DE QUESO…YO SERÍA UN RATON. Además, uno de poesía sublime que no he escrito todavía

¿Qué libro le recomendarías al presidente de la república?

LA VIOLENCIA… ¿CAMINO HACIA LA OSCURIDAD?, LA MUERTE… ¿ES TAN NEGRA COMO LA PINTAN?, “YA BASTA…UNA DECISIÓN IMPOSTERBLABLE”

¿Quién es el escritor contemporáneo que recomendarías leer?

Me gusta Vargas Llosa, Isabel Allende y Joseph Ratzinger por sus libros teológicos, excelentes.

¿Qué libro o libros no has podido terminar de leer?

“DIOS Y EL MUNDO” de Joseph Ratzinger. “HOJAS DE HIERBA” de Walt Whitman.

¿Tienes algún mensaje para los jóvenes que se inician el camino de escritura?

¡Qué sigan sus sueños! me siento muy feliz cuando alguien me dice que le gusta escribir, porque generalmente, le gusta leer. El gusto por la lectura, es fundamental para comenzar esta carrera.

¿Antes de morir, qué logro en literatura quisieras tener?

¡Qué mis libros fueran referencia en alguna área! No quiero premios materiales, sino vidas cambiadas.

¿Has tenido alguna experiencia erótica (excitación) con la lectura? ¿Qué libro?

He escrito mis propios relatos eróticos, escribí una novela que tiene un poquito de contenido erótico “DE LA LLAVE…AL HECHO” no la he publicado, debo revisarla más.

Si escribieras como un pintor ¿Qué pintor serías?

Vicent van Gogh…amo sus colores, la magia de su estilo. Pienso que pintaba con pasión, era un genio para plasmar los colores.

¿Cuál es tu personaje de ficción favorito? ¿por qué?

El Dr. House, por su frialdad y conocimiento. No me gusta su forma directa y despiadada para decir sus diagnósticos a los pacientes, pero su franqueza es admirable. También me gusta, su irreverencia.

¿Qué persona o situación de la vida real crees que merece convertirse en literatura?

Mi esposo, él es autista y tengo muchas anécdotas, deseo escribir un libro sobre esa condición para despertar empatía en la gente.  Muchas veces, no comprenden su comportamiento.

¿Qué opinión te merece Sultana del Lago Editores?

Estoy muy contenta con su trabajo, con la atención que me han brindado y la paciencia. ¡Les agradezco mucho! Tengo varios libros listos, hermosos, para publicar este año y espero que sean éxito, que muchas personas los lean. Deseo seguir contando con su colaboración para hacer realidad mis sueños…que sea conocida como escritora.